Love-píldoras

para crear realidades más simpáticas y amables

¿Quién te dijo que no lloraras?, 9 claves para gestionar las situaciones dolorosas.

February 16, 2017

"Nada fija una cosa con tanta intensidad en la memoria como el deseo de olvidarla".

Michel de Montaigne

 

 

 

 

¿Cuántas veces te han dicho eso de "no llores" ?, ¿Cuántas lo de "venga que eso no es nada"?, o..."tienes que ser fuerte...", "no tiene importancia..." . Seguramente incluso tú, si lo piensas, lo habrás dicho al ver sufrir a alguien a quien aprecias. Es casi una frase automática, algo que nos sale de dentro, un "remedio" aprendido e interiorizado ante el dolor, el consuelo rápido. Pero, ¿son realmente estas frases un consuelo? Piénsalo bien, cuando has estado realmente mal por algo, ¿cómo te has sentido al oír una de esas frases?.

 

Todos sabemos que la vida no es de color de rosa. A veces disfrutamos, amamos, reímos...pero en otras ocasiones, la lluvia cae de lleno sobre nosotros. Nos encontramos con el dolor, con los golpes, las pérdidas, las situaciones estresantes...y con las pesadillas hechas realidad. Situaciones que escapan a nuestro control y que producen un daño, que según el caso, puede ser intenso. Puede ser también, que las personas de nuestro alrededor quieran consolarnos, y sin duda, el apoyo de los demás en los momentos duros, es un factor de protección que nos ayuda y nos hace sentir queridos. Pero este apoyo, si se enfoca des de la "prisa" para superar lo que nos hiere, pude caer fácilmente en estas fórmulas "exprés", que más que consuelo, pueden generar sentimiento de incomprensión o culpa como resultado de una invalidación social de nuestros sentimientos. Pueden generar unas expectativas que no voy a ser capaz de hacer (ser fuerte) y lo más seguro es que refuercen esa semilla que llevamos plantada desde una edad muy temprana: la evitación del dolor.

 

Eso de "baja tolerancia a la frustración" ya es una etiqueta demasiado común. De hecho, hoy en día es un fenómeno que cada vez incurre con más auge, siendo una de las temáticas estrellas en libros de autoayuda. Hay miles de libros en el mercado orientados a asesorar y ayudar a las personas a gestionar y superar el sufrimiento basándose en la teoría de que la panacea es la actitud, y el objetivo, superar. Añadamos también que culturalmente, en la sociedad occidental, mostrar el dolor ha tomado una connotación de debilidad. Un manifiesto que los actuales roles de hombre o mujer "fuertes y valientes" no se pueden permitir.

 

Otra prueba de cómo la sociedad  y el sistema retroalimentan esta tendencia a omitir el dolor, es la creciente pràctica del uso de psicofármacos para el sufrimiento evidentemente resultante a un hecho doloroso. La empresa farmacéutica ha visto el negocio, y el sistema sanitario, sin apenas recursos para atender los aspectos emocionales (no entro aquí a enumerarlos por que eso da para mucho comentar) acaban, con una pastilla. Y así queda psicopalogizada las emociones y vivencias personales.  y ahí tenemos reforzada la idea de que esto que siento no es normal y hay que quitárselo de encima cuanto antes con un parche que mantega escondido el dolor.

 

Parece que tengamos que ser capaces de dominar nuestros sentimientos a toda costa. Mantenerlos "a raya" para que no nos dominen. Recibimos mensajes constantemente sobre el hecho de que todo está en nuestra mente, que podemos ser capaces de superar lo que nos sucede, que todo depende de cómo lo queramos enfocar. Ojo, no pretendo hacer apología del sufrimiento ni quiero afirmar que no sea en absoluto cierto que hay que tener una actitud de superación, al fin y al cabo, es el pilar del cambio sobre el cual yo también trabajo. A lo que me refiero es que si tratamos la tristeza, la angustia, o el enfado bajo estos términos absolutos de eliminarlos y superarlos sí o sí ya aquí y ahora, estaremos cayendo en una trampa peligrosa. No es posible evitar el dolor, o al menos, no de una manera sana sin que se manifieste de alguna forma, más disfuncional e intensa si cabe. Las emociones básicas son necesarias e importantes. Por eso existen y son universales. Eso es algo muy importante a tener presente. La tristeza, la rabia y el miedo tienen una función necesaria, aunque sea difícil de entender a nivel racional.

 

Evitar sufrir no es sino una manera de perpetuar el dolor. Cando lo tapamos, como si fuera una herida a la que le ponemos la tirita, es una herida que nunca cicatriza. Para curarse, necesita que la miremos, que aceptemos que está ahí y observemos cómo es. Sólo así podríamos ver qué necesita para sanar y cómo podemos actuar de la mejor manera para que lo haga. Quizás sólo necesita agua y jabón, quizás necesita puntos, o puede que crema y un buen vendaje. SI es muy grande, cabe la posibilidad de que deje cicatriz. El dolor, cuando es aceptado, se elabora y se transforma. Un gran dolor nunca se puede superar, intentar hacerlo es caer en esa gran trampa que nos tendrá atados irremediablemente.

 

Así que no, no todo es actitud, no te engañes. Hay que poder contextualizar las cosas. Hay situaciones en la vida que son una mierda, así de claro, sin rodeos, sin adornos: literalmente una mierda. Y vosotros, a estas alturas, os estaréis preguntando, pero entonces, si luchar contra este dolor es un error, que es lo que hay que hacer, Silvia?

 

1- El primer paso es aceptar que nos sentimos mal, aceptar que es normal sentirnos así cuando nos sucede algo negativo ( o que percibamos como negativo).

 

2-Es imprescindible concederse estar mal si es lo que siento. Deja de controlar tus sentimientos. Recuerda que esa emoción es necesaria para ti en estos momentos. Te va ayudar a aceptar y a elaborar lo que te ocurre. Tienes derecho a sentirme de esta manera, y es importante concederte expresarlo como necesites. Sé benevolente conmigo mismo respecto a todo ello.

 

3-No juzgar la manifestación de tu dolor. La tristeza, el miedo o el enfado pueden manifestarse de muchas maneras. Hay personas que se extrañan por no llorar, pero hay que tener en cuenta que una riada siempre encontrará el camino. Pensar que ha de salir en forma de llanto, es una idea preconcebida y estereotipada de la tristeza.

 

4-No abandonarse. No evitar el dolor tampoco significa zambullirnos en él por completo durante todo el día. Es importante sacar la cabeza y respirar, "desconectar" y generar espacios haciendo cosas que sean buenas para nuestro bienestar. Estar con gente y hacer actividades que nos despejen y nos arranquen sonrisas es imprescindible en estos momentos. Hay personas, especialmente en situaciones de pérdida y duelo, que se sienten culpables si se ríen o tienen momentos de ocio. Es posible también que no tengáis ganas de crear estos momentos, pero es importante entender que la mente lo necesita y es positivo en tu proceso para asimilar lo pasado.

 

5-Conecta con tus necesidades constantemente. Ir en "piloto automático" se ha convertido en una constante. Olvidamos conectar con nosotros mismos para averiguar qué sentimos, que necesitamos, y qué queremos. En los momentos de sufrimiento es básico que desconectes ese "piloto automático" y lo sustituyas por un radar interno. Conectar de nuevo contigo mismo te ayudará en este proceso.

 

6-Cuando sufras, no tengas prisa para crear una nueva realidad. Hay que procesar y atender la que tienes ahora. Ir paso a paso en función de tus necesidades, es la manera de transformar la realidad.

 

7-Escribe sobre ello. Dedica unos minutos al día en un espacio donde te sientas tranquil@ para avocar todo lo que te carcome por dentro. Esteriorizar a través de la escritura és una técnica con efectos muy potentes.

 

8-Ten paciencia con los que te rodean. A veces con la mejor intención, se dan los consejos más equivocados. También hay que saber entender que los que nos quieren quieren vernos bien, sin sufrimiento. Diles lo que necesitas, sin tapujos. Pídeles respeto hacia tus sentimientos. Si de verdad te aprecian lo entenderán. Ten en cuenta que para esto, tú debes ser el primero en ser consciente de tus necesidades y validar tus sentimientos.

 

9-Confiar en el proceso. Los sentimientos necesitan su momento, pero nada es eterno y todo, incluso lo más doloroso, sigue transformándose. Cuando notes que eso empiece a pasar un tu interior, es cuando hay que impulsar el proceso de una manera activa y apostando, ahora sí, con una actitud de aprovechar todo lo que está a tu alrededor y poniendo en acción tus mejores estrategias.

 

Si eres capaz de asimilar estos puntos, notarás que te quitas un gran peso de encima: el que comporta estar luchando contantemente  para conseguir algo irreal.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

me encontrarás en :

Recibe información!

!apúntate a mi newsletter!

También Puedes consultarme, hacer sugerencias o  críticas  constructivas, proponerme ideas, saludarme...

  • Black Pinterest Icon
  • Black LinkedIn Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Black Google+ Icon
  • Black Instagram Icon

telf. 690070653  silvia@crearealidades.com

© Crea Realidades 2017. SIlvia picón